El Adviento y la Navidad

Tiempo de Adviento, tiempo de espera para agradecer, aprender, redescubrir, crecer, amar, servir…

Prepararse para algo importante siempre lleva su tiempo, es por eso que dedicamos cuatro semanas para prepararnos para el gran misterio de la Navidad. Podemos dejar que pase sin más o podemos aprovechar esta oportunidad para que nuestras pequeñas acciones de cada día sean luz para nuestra familia, amigos compañeros de colegio o trabajo, vecinos…

Es tiempo de perdonar, de escoger hacer bien cuando nos hacen mal.

Es tiempo de ser conscientes y de agradecer los regalos, pequeños y grandes de cada día: la vida, la comida, la familia, el hogar, los juguetes, el tiempo de juego, la ropa, la risas, nuestra casa…

Es tiempo de ser conscientes de que otros no tienen, de que otros sufren, de que otros no pueden.

Es tiempo de reconocer que las apariencias no importan sino el corazón.

Es tiempo de reconocer las necesidades de los que tengo cerca y ayudar.

Es tiempo de compartir mis cosas, mi tiempo, lo que mejor sé hacer… y no sólo lo que me sobra.

Es tiempo de escuchar y de no hablar tanto.

Es tiempo de agradecer a tantas personas que me acompañan en mi vida.

Es tiempo de llevar paz , de llevar amor, de darnos más.

Aprovechemos este tiempo en familia para responder a la llamada de ser portadores de luz, dando significado a esta Navidad.

– Dña. María Morán, profesora de Religión.

0 Me gustas
684 Vistas

También te puede gustar

Los comentarios están cerrados.